28 de febrero de 2017

Luz de tormenta

El pasado verano, un martes, 16 de agosto... estábamos de charleta en el bar (ahora el único) y se puso la tarde revuelta... se nubló y empezamos a escuchar truenos.... era la última hora del día, el sol cerca de ponerse... y entonces, con toda esa conjunción, una luz cálida y extraña lo cubrió todo. Nos encontramos unos cuantos en el balconcillo de lo que era el antiguo ayuntamiento (habían puesto arriba mesas, sillas y una pequeña barra de bar) nos quedamos mirando los lejanos truenos y la luz que bañaba el paisaje. Es uno de esos momentos que hace que te guste estar en el pueblo. La cámara no recogió toda la magia del momento, pero algo intentó hacer la pobre...