18 de febrero de 2017

12 meses, 12 iglesias: Iglesia de Villaobispo

Febrero, el mes más corto nos sirve para acercarnos a una preciosa iglesia de la que ya queda cada vez menos: abandonada, rota, derruida... el templo de Villaobispo está como el pueblo, solitario y vacío. 



La Iglesia está dedicada a Santa María y se estima que la primera construcción data de nada menos que el siglo XIII. Tiene pinturas de diferentes épocas, unos medallones de los cuatro evangelistas que se situan en el siglo XVI y otras características arquitectónicas que se van perdiendo entre la maleza y y el abandono.


Foto: Lista Roja del Patrimonio.








Hay una página web llamada Lista Roja del Patrimonio en la que una Asociación cultural llamada Hispania Nostra trata de catalogar el patrimonio histórico que está en estado de abandono y de peligro, tratanto de llamar la atención y buscar un arreglo. En esta página presentan así a la Iglesia de Santa María de Villaobispo de Vidriales: 

Iglesia románica construida en mampostería, originariamente revocada en exterior e interior. Es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón, cabecera cuadrada y espadaña con tres troneras y remate a piñón. La capilla mayor presenta tres contrafuertes a cada lado, aspillera rectangular cegada en el testero y cornisa con perfil de bisel soportada por canecillos de nacela. El acceso al interior de la capilla mayor se hace a través de un arco triunfal apuntado. En su interior, los muros de la nave conservan varios enlucidos pictóricos superpuestos que corresponden a épocas diferentes. En el muro norte pervive una pintura mural con la escena de la santísima Trinidad, ya de época gótica. En el ábside, otros restos pictóricos y cuatro medallones que representan a los Evangelistas, del siglo XVI.











La verdad que da pena encontrarse este templo así. Se entrevé su belleza y valores artísticos y es una verdadera pena que se deje caer y perder sin hacer nada.





Villaobispo pertenece al municipio de Santibáñez. No sé el número de personas que vivirán en el pueblo, pero supongo que poquitas. La mayoría de las casas son de barro y están abandonadas y tan caídas como la Iglesia. El pueblo está pegado a Bercianos, pero pegado pegadito: en una calle una hilera de casas es de un pueblo y la otra del vecino. 






 No he encontrado la fecha exacta en la que se abandonó el templo y, según parece, las figuras de santos que en ella había se trasladaron a la cercana Iglesia de Bercianos. Y así, solitaria y triste terminará por caer del todo Santa María de Villaobispo.