7 de enero de 2017

Cambricia

Este inicio de año está siendo muy frío. Temperaturas bajo cero, niebla y cencelladas. O cambricia, que es como se llama en Ayoó a este fenómeno meteorológico que te hace echarte una manta por encima nada más ver las imágenes de paisajes congelados. Imágenes preciosas, por cierto. 

La cambricia no es ni helada ni nieve, es otra cosa. He buscado la explicación por internet y la versión más o menos oficial dice así: "Es un hidrometeoro consistente en la formación de cristales, plumas y agujas de hielo suave de color blanco sobre una superficie sólida por la congelación de las gotículas subfundidas de un banco de niebla. Sus propiedades físicas son muy similares a las de la nieve húmeda".

He encontrado el blog del metereólogo Rubén del Campo (aquí, Supranubius) que explica el fenómenos así: La cencellada es, por lo tanto, una acumulación de hielo en objetos expuestos a la intemperie bajo unas determinadas condiciones. Se necesita la ocurrencia simultánea de dos factores esenciales: temperaturas cercanas o inferiores a los 0ºC y humedad relativa alta. La presencia de vientos fuertes ayuda a que el depósito de hielo sea más espectacular.

Gracias a la humedad relativa alta tenemos el aporte de agua necesario para que el fenómeno se produzca. Generalmente en la zona hay bancos de niebla o nubosidad baja. Por otro lado, como todos sabemos, la congelación del agua se produce a 0ºC, por eso es necesario tener temperaturas cercanas o inferiores a ese valor. Hay que mencionar que en muchos episodios de cencellada la temperatura del aire es claramente inferior a 0ºC. A pesar de ello, las partículas de forman la niebla o las nubes suelen estar en subfusión, es decir, mantienen su estado líquido a pesar de que la temperatura está por debajo de los cero grados centígrados, congelándose instantáneamente en el momento en que chocan contra una superficie.


Estas fotografías son un episodio de Cencellada o cambricia fotografiado por Mari Gan, una estupenda vecina de Morales del Rey que saca con su cámara toda la belleza de su pueblo y de los alrededores y que la comparte con todos a través del facebook. 
Estas fotografías son del año 2013 porque este año, me cuenta, aunque ha hecho mucho frío y mucha niebla, ha habido heladas, pero no cambricia.



Y diferencia la cencellada o cambricia de la escarcha: La escarcha es un fenómeno diferente al de la cencellada, aunque a veces puedan confundirse. La escarcha es un depósito de hielo que aparece en la superficie de objetos que están lo suficientemente fríos como para producir la SUBLIMACIÓN directa del vapor de agua en forma de hielo. Pongo "sublimación" en mayúsculas porque esa es la clave: el vapor se convierte directamente en hielo. En la cencellada, en cambio, las gotitas que impactan suelen estar subfundidas, es decir, en estado líquido, congelándose inmediatamente al impactar contra los objetos. En este sentido, es más parecido a la lluvia engelante que a la escarcha; la diferencia es, principalmente, el tamaño de las gotas (mucho más pequeño en el caso de la cencellada).


Fotografías también de Mari Gan, con heladas en el año nuevo, justo del día 1.



Hala, ¡¡a abrigarse que hace frío!!