30 de septiembre de 2008

El negrillo de la Calle Negrillos

Los olmos, ulmus minor nombre en latín, negrillos en Ayoó, casi han desaparecido debido a la plaga de grafiosis, una enfermedad provocada por un hongo y que ha puesto en peligro a estos grandes árboles en todo el mundo.
Ayoó también contaba con un buen número de negrillos, en los prados, en las zonas cercanas a regueros... personalmente recuerdo una buena olmeda que había en el camino al Cementerio. Hasta allí acompañaba a mi hermano para cortar ramas que dábamos de comer a los conejos de los abuelos. Ibamos, cortábamos un barcao y lo llevábamos a casa y siempre aparecían un montón de tijeretas (forficula auricularia) o, como las llamaba mi abuela y son más conocidas, los cortapichas.

La plaga también llegó a Ayoó y los grandes negrillos fueron cayendo uno a uno hasta casi desaparecer. Hacía años que no veía uno, los daba ya por perdidos y mira por donde, un día, subiendo la calle que lleva precisamente su nombre, la Calle de los Negrillos (la de la tienda de Carmen), me encuentro con un pequeño ejemplar que ha nacido entre las piedras de la pared de las huertas... Ahí está, entra las zarzas, parece un arbusto, pero no, es un negrillo... y no es el único, hay más por las huertas de la Perapán, por el Tiar y seguro que por otros muchos caminos del pueblo. ¡A ver si hay suerte y tiran p'arriba y volvemos a ver negrillos altos y espigados en Ayoó!

29 de septiembre de 2008

¡Gracias!

Estaba ahora mirando el blog mientras leía las ediciones de los periódicos digitales, apuntaba alguna noticia en el foro de la página de Ayoó y "charlaba" con mis amigas cibernéticas. Este Avantales estaba abierto y así he visto como llegaba a la visita 3000 (ahora lo he dejado en la 3006) y no os podeis hacer idea de la emoción que he sentido...



Este blog lo empecé para dar salida a un montón de cositas sobre el pueblo que me han ido contando, sobre todo mis padres, para poner alguna foto y, en fin,... para mi es una cosa pequeñita pero hecha con cariño y ver que interesa a algunos más que yo misma y mi familia más cercana :) me hace muy feliz. Llegar 3000 visitas está bien... pero mejor es saber que muchos estaís ahí, los que conozco y los que no, los que me habéis comentado algo y los que solo leeis...

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS!




27 de septiembre de 2008

¡¡¡Bienvenida, Lara!!!


Lara ya está aquí, ya ha nacido esta preciosa niña, hija de Olga y de Rafa, bisnieta de David, el antiguo pregonero... por ella, porque estaba a puntito de llegar, su mami no ha podido estar este año en las fiestas de Ayoó, pero seguro que el año que viene ahí estará la enana, conociendo el pueblico de la familia, dando sus primeros pasos y vistiendo la camiseta extra mini de "Los más bartolos", la peña de mamá...


Bienvenida Lara, felicidades Olga y Rafa y a disfrutar de este precioso camino que iniciais los tres.

24 de septiembre de 2008

Ayoó visto por "Don Juan"

En una de las habituales discusiones que encontramos en el foro de Ayoó, estábamos con el tema de las pasadas fiestas de San Bartolo, si gustaron, si no, si el concierto de Rock... y en estas, uno de los participantes se salió un poco de pata de banco y vino un tal Don Juan, nuevo por estos foros al menos en cuanto al nick, a ponerle firme. Y casi sin querer, nos regaló un repaso por el día a día ayoíno realmente divertido. Una vez que ha dado su permiso para que podamos colgarlo en este Avantales, ahí va la transcripción. Tal cual, auténtico.

Ayoo,compañera,es mas que un mal concierto,son sus calles,sus paisages.sus mujeres de negro y los hombres con boina,su cielo estrellado,los niños con sus bicicletas y los ancianos con sus cachas,los perros libres y los gatos detras de los ratones,las gallinas en el corral y las moscas en la puerta,sus tertulias de madero y las callejeras partidas de birisca,los paseos por el pueblo y alrededores,la siesta en el portal y los espias en las ventanas pasada la media noche,la partida de tute,las cervecitas de por la tarde,el bermu de los domingos despues de misa,el juego de la calva con jovenes y veteranos,la merienda en la bodega o en requeijo,la ogaza de dos quilos y la tripa de chorizo,la manzana del arbol y la uva de la parra,los peruchos,las acedas,las moras,los berros y la magarza,las lechugas pimientos y tomates en la huerta de arriba o en la de abajo,garbanzos y alubias trillados en plena calle con su debida limpieza al aire,la cosechadora que toca en domingo,las alpacas que se mojan,la vendimia con sus yagaradas y su pisada de uvas,la recogida silvestre de boletus, hongos,nicaros,huevos de rey,babosinas,champiñones y carrileras,la temporada de caza,las castañas en sus pellizos,los inviernos frios,la sementera,el florecer de la urz,el tomillo,la gatina y la jara,la diversidad de fauna con codornices, perdices, palomas, conejos, liebres, jabalies,corzos,zorros,lobos,ardillas y ginetas que campean por la chana,la corte,los laballos, el ferradal,el couso,el cacharron,la veiga,valdemanil,el jaralico,la carba,las suertes,juan torres,el malluelo,prepalacio,las morales,el requejino,la perapan,las fontanas, valseco,ayoopequeñino con su sol y su abeseo,osilga,fuentepan,el lomo,el castrillo,el coito,el robedilo,las heras de arriba y las de abajo,entre y tras las huertas,la rosina, requeijo, peñacabras,canredondo,la majaday la mediana. Si hablamos de su gente,veras a Ceferino y manolo orgullosos de sus caballerias,Rafa de sus vacas,Andres,Antonio,Domingo y angel de sus ovejas,Amelia y Maria de sus cerdos,Manolo de sus palomas,jose de sus gallinas,el Andaluz de su huerta,Antonio,Epidio y Pedro de sus chopos,Jose el guarda y Calvete de sus colmenas;Tambien veras a Emiliano con su R4,a Luzdivina con su triciclo, Antonio con su torrot,Santi con sus bastones,Angelin pasendo al perrro atado a su bicicleta, Ferrero con su super-bicicleta,Isabel con sus historias a voces,el Chivo con sus monologos,el Tuercas con sus peliculas,Maximo con sus cestos,Transi con su sombrero mexicano,Adonina con su gorra naranja,al guarada con su traje verde,Josepin con su corbata negra,Jose Luis con la cruz,Angel y Arsenio con los faroles,la cartera que no se entera,la medica tampoco,el fresquero con su furgon y sus moscas,el gitano comprando carros y trillos,el de las telas en la plaza los domingos,el caharrero en el mismo sitio,la pastelera a bocinazo limpio,la farmaceutica en su cueva,el melonero,el pollero,el butanero,Domingo de aguacil,y Andres de pregonero,Sofia de catequista,Matias de sacristan,Paola de monaguilla, los Nides con sus constructoras,Antonio de fontanero,Celso de panadero,Carmen la tendera,Loli y Toña de Taberneras,Valentin con su ermita,Gabriel y Romina de jardineros,Joaquin,Marti,Manolo y Ramiro de reformas a domicilio,la cuadrilla de la ferreteria,J.Ferrero con el legado de Justi,lo poceros,y por supuesto Kiko.Todos ellos alardean de pueblo y forman parte de el,las fiestas son fiestas tengan concierto o charanga,y si algun dia hay que coger unas latas y golpearlas con palos,pues seguiran siendo fiestas y seguiremos disfrutando de ellas ya uqe son FIESTAS DE AYOO. Asi que por favor,no me vengas con milongas y alborotando el gallinero,que gente de esta no queremos,queremos gente como "sandokan"que se lo a pasado maravillosamente,y si no fuera asi diria justo lo mismo.Esto es Ayoo en estado puro maja,¿o es que tienes cosas mejores donde vives?si es asi disfruta bonita,que aqui no tenemos nada mejor que ofrecerte mas que lo que as visto y lo que te contado,para muchos vastante,para ti un mal concierto. -Agusto me quedado-Snif.

(Don Juan, en el foro Ayoínos, de la web de Ayoó)

21 de septiembre de 2008

Picotazos

¿Se quedará el pueblo solo con un bar (al que habitualmente va muy poquita gente) si Loli, como se rumorea, deja su negocio?
Durante el verano, los meses de Julio, Agosto y Septiembre, el bar lo han llevado (y eficaz y amablemente, por cierto) Javi y Beni, pero ¿y después?



¿Es cierto que el párroco, Don Víctor, puso problemas a la elección de un padrino de uno de los bautizos del verano en el pueblo porque no estaba confirmado?

18 de septiembre de 2008

El Sanbartolo de ayer

La fiesta de San Bartolo llegaba al pueblo cuando estaba a punto de terminar la dura faena del verano, la siega, el acarreo, la trilla, meter la paja...

El baile se celebraba en los prados de Canrredondo, en las afueras del pueblo, cerca de las huertas de Las Morales, tirando por la Calle de la Iglesia, por el camino que sale por la puerta de María y Eduardo adelante. El baile empezaba por la tarde y terminaba sobre la diez, cuando oscurecía. Se tenía que aprovechar la luz del sol aunque después se llevaba la luz con bombillas colocadas en unos postes puestos para ello.

La música que sonaba eran canciones típicas, jotas y los agarraos. Los músicos que animaron la fiesta durante años fueron Benigno (fallecido ya hace años, marido de Rosalina, padre de Pepe, Velarmino, Herenia, Gabriel y Marti), a la dulzaina y
Guillermo (casado con Genoveva, también ha sido campanero), al tambor o caja. Con el mismo instrumento, también se recuerda a Leopoldo, un vecino de Pobladura, a Modesto y a Bernardino. Incluso se cuenta de una mujer que tocaba la caja, aunque no recordamos su nombre (si alguien tiene mejor memoria, ya sabe...)

Estos no son ni Benigno, ni Guillermo, ni Leopoldo, ni Modesto ni Bernardino, pero seguro que su estampa no era muy diferente de la de esta foto. La imagen ha sido recogida de la web de la Escuela de Dulzaina y Tamboril de Duruelo (Segovia)

Guillermo Alonso y Benigno Tostón
Al Obispo de Astorga le dio por poner trabas a los bailes de los pueblos y dijo que si se bailaban agarraos no salía el Santo... una sentencia que también era de aplicación en Ayoó. Los mozos trataron de convencer a Don Eleuterio de que no se iban a tocar bailes así en el pueblo, pero él no se fiaba y decía que primero no, pero que luego ya los tocaría. “Y sí... así lo hicimos, los agarraos tardaron, pero se tocaron!!!”, nos cuentan los que lo vivieron.

Lo cierto es que Don Eleuterio y el Obispo no andaban muy equivocados sobre “los peligros” del baile... pero no solo de los agarraos. Cuando llegaba el descanso las parejas desaparecían en los praos... y cuentan como Benigno tocaba su dulzaina y hacía que sonase un “...putaaaaaaaa ...putaaaaaaaa” de su instrumento...

A los bailes venían los carameleros que tendían un lienzo en el suelo (más tarde ya colocaban mesas) donde ponían su mercancía: caramelos y garrapiñadas. Y trabajo tenían, además, con los chavales, que con la oscuridad se ponían revoltosos y mientras uno le compraba algo, otro apañaba lo que podía.

Para beber había una gaseosa como de medio litro que tenía una bolita dentro de forma que al fincarla no salía nada.


En los praos tuvo lugar el baile el baile hasta mediados de los años 60, aproximadamente. De allí se llevó al pueblo, donde se hacía a la puerta de quien hubiera pagado la función (dar dinero a la Iglesia para patrocinar la procesión del día del Santo). También llegó a celebrarse en la plaza que está donde ahora se encuentra el actual Ayuntamiento, donde estuvo uno de los bares que tuvo el pueblo. Y en la Audiencia, claro, con unos modestos remolques como plataforma para los músicos. En los últimos años se ha trasladado al Canto, donde hay más espacio, para los asistentes y para los propios grupos y sus grandes camiones-escenario y se puede cortar la circulación sin problemas.

No han cambiado en estos años la ilusión por la fiesta, los niños embobados mirando a los artistas desde la primera fila y el gusto por los agarraos.

15 de septiembre de 2008

Picotazos


Víspera de San Bartolo: las doce y media, los niños delante del escenario expectantes, la gente de charleta a ver si empieza el baile... y los músicos sentados en las gradas del escenario esperando que alguien les diga que hay que comenzar. Aparece el alcalde, se acerca a un miembro del grupo y al poco se inicia una fuerte discusión que oímos todos los que allí estamos. El del grupo quiere confirmar que van a cobrar (por lo visto, en algún pueblo les han contratado, han tocado y luego del dinero, nada de nada...). Quico le asegura y reasegura que la agencia con la que han acordado la actuación es seria y que tranquilo, que el pueblo paga pero que empiecen ya, que la gente no puede estar esperando. Y empieza la música.


¿Qué paso con la queja del vecino al que le pusieron el superremolque de la Orquesta Malibú del día de San Bartolo a poca distancia de su casa y por la que acudió la Guardia Civil?


Día de sanbartolín... mientras unos huyen del ruido rockero y unos cuantos van al concierto, el pueblo se revoluciona con el desvanecimiento que sufre Isaac, hijo de Pascual e Isabel, en el bar de Toña. Mientras llega la ambulancia llaman a Elvi, la hija de Andrés Riesco y a Mª Angeles, la de Norberto, ambas médicos (y la segunda, prima del enfermo) para que le atiendan.

13 de septiembre de 2008

San Bartolo


Las fiestas de Ayoó, ese momento en el que el pueblo se pone a tope, la gente se reencuentra de año en año y hay una serie de actos que repetimos una y otra vez: ir a la puerta de la Iglesia a esperar que salgan y charlar buscando la sombra, bajar al Coito el día del partido de fútbol, acudir al baile Vermuth y hacer honor a su nombre, echar un vistazo al grupo que toca esa noche...

Cuando era pequeña, confieso, no me apetecía nada que llegasen las fiestas. Suponía romper mi cómoda rutina de bici bici y bici, de moras, Peñacabras y risas con las amigas y llegaban tres o cuatro días (recuerdo un año de ¡¡¡cinco días de jarana!!!!) de vestirse bien, comer a deshoras y trasnochar (una vez que salgo,bien, pero siempre me ha costado ponerme en marcha... una que tiene biorritmos mañaneros) y, sobretodo, se aproximaba el fin de las vacaciones.
Al llegar a los 12-13 la cosa cambió y las fiestas eran todo un acontecimiento... a ver con qué chaval bailábamos, hasta qué hora nos quedábamos, si nos dejaban llegar al chocolate...
Y ahora, lo veo con más tranquilidad, claro, buscando pasarlo bien con el enano, que me ha salido un pingo nocturno al que le encanta salir con la oscuridad.

Las fiestas de este año, buenooooo, ya escribí un post en el foro de Ayoó... te lo pasas bien porque son días especiales, porque a los niños de la casa les hace ilusión , porque para los mayores también son días un poco diferentes...y sabemos todas las limitaciones de organizar unas fiestas en un pueblo como Ayoó, con poco dinero, con poca gente que se anime a ayudar... pero también me parece que se podrían hacer mejor, unos actos sencillos, que no precisan ni mucho dinero ni mucha gente (simplemente, sacar la rana, montar unos cuantos juegos para peques y mayores...), procurar organizar actos para cada día (y que no coincidan, como la merienda de Requeijo a la que la mitad del pueblo no fue porque no se enteró -yo- o porque a la vez estaban los disfraces de los niños -yo también-).

Tampoco acabo de entender por qué la música empieza tan tarde, con todos los niños, los mayores fans de los músicos (y los más agradecidos, a nada que se esfuercen), deambulando por El Canto, haciendo tiempo, esperando que empiecen y, algunos, hasta dormidos para cuando lo hacen... Y claro, espero que acaben aburriéndose de querer convertir Ayoó en el santuario de los rockeros jubilados y que la última noche festiva sea con un baile normal y corriente y no con atronadora música que hace huir a los pocos que se habían animado a salir, deja vacío el bar de los mozos (los de afuera se traían la priva en sus maleteros) y que apenas consigue reunir a una veintena de personas en la plaza... Evidentemente, no me gusta el Ayoó Rock y si se empeñan en seguir haciéndolo, les sugiero un buen sitio: el nuevo Boulevard de Perafondo, la explanada que ha quedado donde el punto limpio... ahora que lo pienso, no creo que Amelia esté por la labor, a ver si se le van a estresar los gorrifos...

La parte religiosa, como siempre. Son esas imágenes en las que ves los mismos movimientos y solo cambia la gente, que cada vez está más mayor o que aparecen de la mano de niños... pero la liturgia del acto ahí está, el palio, los ciriales, la gente subiendo la cuesta de la Calle Castillo, las calles engalanadas y perfumadas, los niños luciendo sus trajes de Comunión... Como ya nadie se anima a “pagar la función”, la parada con himno incluido se hace frente al Ayuntamiento... la vuelta a la Iglesia... El pero que le pongo (criticona que es una) es haber puesto uno de los varios bautizos que ha habido en el verano en el pueblo, justo el día de San Bartolo. La misa ya se hace lo suficientemente larga como para extenderla más con el bautizo. Y la verdad, no me parece el día más adecuado, que hay otros domingos en el mes.

Este año se echó en falta a los barraqueros, con sus puestillos de chuches pasadas de fecha, juguetes made in China y el tiro de carabina de cañón torcido. Siempre me he preguntado cómo podían sobrevivir estas personas, de fiesta en fiesta por los pueblos más dejados de la mano de Dios, con sus pequeños tenderetes... pero cada San Bartolo volvían... hasta este año.

En fin, que pasadas las fiestas, Ayoó se fue quedando sin gente (ya se pasó lo del mes en el pueblo... ahora el lleno total apenas es una semana en agosto) y el día 1 de Septiembre marcó, para casi todos la vuelta a la rutina. Y como hacen los de Pamplona ahora solo queda pensar que ya queda menos para el Sanbartolo del año que viene!!!

10 de septiembre de 2008

Fotos de las fiestas de San Bartolo






Ufff... ha sido un poco caótico lo de ordenar fotos de acá, de esta cámara, de la otra, mías... de Paulina... Picasa que me vuelve loca y me dice que ya no tiene sitio y que si quiero que compre... pero al final ahí están, una selección bastante amplia (113 imágenes) de fotos de las fiestas de San Bartolo.

La procesión, el baile, la calva, los disfraces, la merienda en Requeijo... algunas son mías y otras de mi buena amiga Paulina, la mujer de Manolo. Ambos son unos amantes de Ayoó y ella con su cámara y él con su internet, se nos han hecho unos grandes seguidores primero y colaboradores después, tanto de
la página de Ayoó como de este blog. Como sé que me van a leer, les quiero dar las gracias por las fotos y por su simpatía y seguro que seguimos compartiendo muchos ratos tanto a través del adsl como en persona.

Durante estas vacaciones he sido "abordada" varias veces para hablarme del blog, de que les ha gustado esto, lo otro, que les apetecería que pusiera lo de más allá... Cierto es que me da una enorme vergüenza cuando esto pasa(una, como los actores, detrás del teclado se atreve a todo, pero en persona...) pero la supera la satisfacción de ver que este modesto contenedor de ideas va pasando de boca en boca y conociéndose por Ayoó. Tambien se de algunos que tienen sus cositas por ahí, fotos, recopilaciones.. así que les animo a que lo compartan y me ofrezco a ayudarles en lo que quieran. Muchas gracias a todos ¡¡¡y a correr la voz!!!!

4 de septiembre de 2008

El espíritu de los pueblos


Raro es el verano en el que no tenemos alguna fatal noticia relacionada con el tráfico. La de este año llegó el día 13 de agosto cuando supimos del accidente de dos motoristas en Camarzana. Se trataba de dos jóvenes de 20 años que se dejaron la vida al empotrarse contra una furgoneta. Yo me enteré de la noticia, a medias, por un crío que había pasado por la zona y que nos contó que había visto dos muertos tapados con las sábanas. Por la noche las noticias ya situaban la edad, el lugar y las circunstancias del accidente, pero lo que me llamó la atención fue lo rápido que se extendió por el pueblo la filiación de los desgraciados chavales (a nosotros nos lo contó una pima de mi padre que se presentó antes de cenar en casa para dar el aviso). Uno era de Castrocontrigo y su padre había fallecido hacía unos años cuando estaba en el monte talando árboles. El otro era nieto de un señor de San Félix de la Valderia conocido en el pueblo porque solía ir a comprar alubias, garbanzos, terneros... Desde San Félix acudían a entierros en Ayoó y se pensó en hacer lo mismo. Rápidamente se organizó una comitiva de coches que fue al pueblo vecino para mostrar sus condolencias. Así, lo que en principio solo era una desgracia leída en el periódico, quedó más cerca de cada uno de nosotros, poniendo nombre, apellidos y circunstancias personales a los jóvenes muertos.

Un pueblo es...

Aquí mi contrario que me desafía y me escribe un artículo contando los motivos de su aversión a lo rural, su alergia al pueblico al que le arrastramos verano sí y verano también... y lo mejor es que es cierto, que le salen ronchones, hinchazones, le duele la espalda, la cabeza, le pican todos los tábanos reunidos en Requeijo en busca de sangre fresca, le despiertan los gallos y solo una ingesta masiva de tomates de la suegra puede aplacar un poquito el sinvivir.

Y aquí viene el otro punto de vista, de una que nunca ha idealizado la vida en el campo porque ha visto cómo trabajaban sus abuelos y sus padres, que se pasaban sus vacaciones al sol, segando, trillando, acarreando... Pero buena parte de mis mejores recuerdos están en mis veranos de calores y granos en Ayoó, en la casa de adobe sin baño de mis abuelos, la sobremesa de lecturas de Julio Verne, la bicicleta, los paseos a la presa... Me gustan las fiestas de pueblo con los músicos en el remolque y el baile vermouth, las típicas y repetidas preguntas para situarte familiarmente, conocer a casi toda la gente y mantener intrascendentes charlas a la puerta del bar...

No niego todos los defectos de un pueblo, lo bueno y lo malo de conocerse todos tanto, la falta de medios sanitarios, de transporte, de ocio o la inquina en las opiniones ya sea por el fútbol o por la política. Peroooooooo, no lo puedo evitar, me gusta el Ayoó veraniego y creo que la cosa se transmite porque aquí tenéis el testimonio de cómo disfruta mi peque sus días en el pueblo...


Echando una mano al abuelo en el huerto

¡A remojar los pies que hace calor!

Aprendiendo a manejar el randero

¿Dónde estará mi carro?

La talega-piscina

Haciendo amigos