31 de mayo de 2008

El cuidado de la hacienda


La vacada en el pueblo burgalés de San Mamés de Abar

LA VACADA

Las vacas salían a toque de campana: repiqueteo y tres campanadas, si iban para arriba; repiqueteo y dos campanadas, para abajo; repiqueteo sin campanadas si se dirigían al rastrojo... cada sonido indicaba el lugar del pasto del día, a La Veiga, a Ayoó Pequeñino, a La Corte, a las Eras...
Uno de los más destacados campaneros que ha habido en Ayoó es Guillermo Alonso, cuyos toques de campana, tanto los de la hacienda como los de citas sociales (nacimientos, muertes, fuegos) están recogidos en la página del Gremi de Campaners Valencians.


La vacada salía por la mañana, sobre las diez y volvía a casa al sol puesto, sobre las seis. Los vaqueros eran los vecinos del pueblo, que iban en grupos de cinco o seis, por turnos, un día por vaca. Cada uno le iba dando la vez a un vecino, cada uno de un barrio. Además de la vacada normal, había otro grupo llamado la vacada pequeña, con los jatos, los animales de menos de tres años que se iban a dedicar al trabajo en el campo pero que todavía eran pequeños, que estaban criándose. Funcionaba de forma parecida a la vacada mayor, pero iban menos vaqueros, unos tres o cuatro solamente. Solían ir a La Veiga o a Requeijo.


LA YEGUADA

Se reunían los caballos y las yeguas del pueblo y se sacaban a pastar, con un encargado, un pastor, al que se le pagaba un jornal por ello. Se recuerda en el puesto a Peruco, el Ti Agapito y a Antonio Cristo (así le reconoce todo el mundo y además, sabemos que no le molesta que se le llame con su apodo). Se reunía a los animales con un toque de campana, como con la vacada. Hubo yeguada hasta mediados los años sesenta. En los buenos tiempos se llegó a reunir un rebaño de hasta 80 caballerías.


LA CABREADA

Las cabras de los vecinos salían de las casas sobre las 9 o 10 de la mañana a toque de chifla y volvían al anochecer, sobre las 9 o las 10 de la noche. Un cabrero llevaba el rebaño y luego le acompañaban, por turno, los vecinos que tenían chivos. Se usaba una expresión, tropar los chivos, que quería decir que había que estar al tanto para que los ejemplares jóvenes no se quedaran rezagados. La cabreada solía ir a la zona del Cañaveral y de Valdomengo. Cabreros famosos de Ayoó: Kiko, Manolo y Angel con su rebaño.


28 de mayo de 2008

El blog de Ayoó o algo así

Hola. Este
es un blog que se pierde en la inmensidad de lo blogs del mundo aunque espero que sea visitado por aquellos que tenemos interés en lo que pasa en este pequeño pueblo zamorano, a sus gentes y a sus tierras.

No pretende ser nada exhaustivo, solo quiero recoger algunas ideas, recuerdos, hechos protagonizados por ayoínos que han llegado a mis manos y que me gustaría compartir con todos vosotros. Y como esto tampoco es un coto cerrado, os pido que cualquier ocurrencia que os pase por la cabeza, cualquier colaboración que se os animeis a hacer, me la hagáis llegar porque siempre tendrá sitio en este modesto rincón.

Recordad que también están a vuestra disposición los
álbumes de fotos de Ayoó.

¡¡¡¡¡Un saludo a todos y empieza nuestra aventura!!!!!